estadisticas

martes, 21 de noviembre de 2017

"Sin aspiraciones a nada" en las Peñas del Prado

 Aprovechando las benévolas temperaturas que nos ofrece este otoño, Con Pedro y Carlos como compañeros, me he acercado de nuevo a la cara sur de las Peñas del Prado. 
En esta ocasión, nos hemos decantado por "Sin aspiraciones a nada". Vía que ya habíamos recorrido en nuestros inicios, pero esquivando el largo de 6b+ por "Lago de luna" en aquella ocasión.
El recorrido, predominantemente de placa en adherencia, se encuentra bastante equipado con parabolts. Siendo necesario llevar un buen juego de empotradores para reducir alejes y montar algún relevo.


El primer largo (20m) surca una gran placa de canalizos (IVº+) protegida con dos parabolts. El relevo se lleva a cabo con dos parabolts sobre un marcado hombro (1ª reunión de "Lago de luna").


En la segunda tirada (35m) salimos verticalmente de la reunión  por  una placa (Vº)  protegida por dos parabolts hasta situarnos bajo un techo. 


Superado este (6a+) protegidos por dos parabolts , afrontamos un segundo techo más pequeño (Vº) protegido con otro parabolt. Más fácil de afrontar este último por la derecha. 
Continuamos por terreno más sencillo hasta una vira donde montamos el relevo sobre dos parabolts (3ª reunión de "Lago de luna").


El tercer largo (30 m) transcurre por una fina placa de adherencia (Vº+). Protegida con seis parabolts  que en algún momento nos pueden parecer un poco alejados. La reunión se monta sobre dos chapas en una pequeña repisita hacia la mitad de la placa.


En el cuarto largo (35m) continuamos  navegando por la placa con finos pasos de adherencia. las mayores dificultades se encuentran al comienzo de la tirada (6a+). A partir de la 2ª chapa el grado se relaja (Vº+). El largo esta protegido con seis parabolts entre los que corre el aire. 


La reunión se monta sobre dos chapas en una vira (5ª reunión de "Lago de luna")


Para afrontar el quinto largo (40m) debemos destrepar por la vira (IIº) hacia la derecha unos metros hasta situarnos en la base de un marcado diedro donde montaremos reunión sobre empotradores.
Remontamos el diedro (Vº+) en su totalidad, hacia su mitad hallaremos un clavo.. A su fin, giraremos a la izquierda siguiendo la linea de chapas a buscar un diedro -fisura más pequeño que recorreremos en bavaresa. 


Por encima de este, haremos una corta travesía hacia la izquierda que nos introduce en la placa (6b+) de adherencia que recorreremos hasta alcanzar un techo. Donde en su margen derecho, montaremos el relevo sobre empotradores. 



Para alcanzr la arista, aun nos resta un último largo de 45m. Superado el techo (IVº), recorreremos un marcado espolón (IIIº/IIIº+) hasta alcanzar la arista. Donde montaremos la última reunión sirviendonos de la ingente cantidad de bloques que atesora.


 El descenso, como es habitual en esta parte de la pared, lo llevamos a cabo por el rapel volado de "Senda vertical".


Una breve rehidratación en casa Ezequiel y raudos y veloces de vuelta para la tierrina. Esta noche tenemos un concierto de 5º grado con "Los brazos". El grado en el que mejor me desenvuelvo. los 5 grados de las mahou que me voy a tomar je, je.

                                                              Rock n´roll, baby!






miércoles, 1 de noviembre de 2017

"La cuenta atrás" en las Peñas del Prado

 Cuando ya parecía que las Peñas habían dado todo de si, a finales del verano del año pasado, Borja Araque y Alejandro Rodriguez abrían un nuevo recorrido.
Vía de grado asequible e itinerio lógico y variado en los pasos. La vía cuenta con escasa equipación fija. Siendo posible protegerla perfectamente mediante empotradores en todo su recorrido. 
Resumiendo, Vía bonita y disfrutona, recomendable al ciento por cien y que a nuestra forma de ver, sera recorrida con asiduidad.


El comienzo de la vía se encuentra situado un poco a la derecha de la vira por la que se inicia "Smorga". Bajo un puente de roca lazado con un cordino naranja, bien visible desde  el suelo.


Una vez alcanzado este (IVº), continuamos enlazando paños de placa (IVº+) con tendencia a la izquierda sirviéndonos de referencia otros dos puentes de roca lazados.


Montando el relevo sobre empotradores en un nicho situado a la derecha de un pequeño prado colgado.


En el segundo salimos con tendencia a la derecha a protegernos en un puente de roca (Vº). Después volvemos hacia la izquierda a buscar una marcada fisura (Vº+) por la que progresamos hasta situarnos bajo un murito de huecos (6a) protegido por un parabolt.


Progresando por este alcanzamos una fisura (Vº) por la que en bavaresa alcanzamos un techo. Montando la reunión en su margen derecho sobre un parabolt que facilmente reforzaremos.


Salimos en la tercera tirada en travesía a la derecha bajo el techo (IVº+/Vº) hasta alcanzar una fisura protegida por un clavo en su inicio.


Progresando por esta (Vº), alcanzamos  primero una pequeña placa (Vº+), para por terreno más sencillo (IVº+)  situarnos bajo un pequeño desplome que bordeamos por su margen derecho. Por encima de este en una corta travesía en adherencia (Vº+) alcanzaremos una repisa donde montaremos el relevo sobre un parabolt y un clavo.


En el cuarto largo salimos por un murito de huecos (Vº+) diagonalmente hacia la izquierda hasta alcanzar una vira. Continuamos a continuación verticalmente por una fisura ((6a) protegida en su inicio con un clavo. Para cambiarnos en travesía de adherencia a la derecha a buscar un puente de roca. Esta travesía esta protegida por un parabolt. Nosotros no lo utilizamos, pues nos pareció más complicado ir a chaparlo, que pasar bajo él en adherencia.


Progresando a continuación verticalmente por un murito (Vº+) ligeramente en su inicio hasta alcanzar un diedro (IVº+).


 A su final, subiendonos por su lomo derecho alcanzamos una amplia terraza. Por la margen superior izquierda de esta alcanzamos el espolón por donde viene "Septimo cielo". Compartiendo con esta última, la reunión sobre dos parabolts.


Aquí se terminan las dificultades. Una corta trepada (IIIº/IIº) por terreno sencillo nos depositara sobre la arista. Desde la que podremos apreciar los graves efectos de la falta de lluvia en los embalses de la cordillera. Están bajo mínimos.


Despues, para no perder las buenas costumbres, rapel rapido por "senda vertical" y raudos a hidratarse a casa Ezequiel.