estadisticas

viernes, 16 de septiembre de 2016

"Rojo libanés" a los Horcados rojos


una tenue claridad asoma por detrás del pico Pozan cuando abandonamos el saco. La mañana esta fresca. Fría diría, pero.....somos asturianos je, je.
Tras un frugal desayuno, abandonamos las praderías de Aliva rumbo a los Horcados Rojos. Subimos ligeros. En nuestras mochilas portamos solo el agua necesaria para  la jornada. Ayer, al bajar de las Coteras  rojas, hemos tenido la afortunada idea de esconder las cuerdas y el material al lado de la pared.


Cuando llegamos ya hay una cordada en el tercer largo. No se , pero para tener tanta fama de expuesta, van a tener que ponerle semáforos para regular el trafico.


"Rojo libanés" en una vía cinco estrellas. con una roca excelente. Su recorrido discurre por diedros, fisuras, desplomes y una travesía que rivaliza en belleza con la de la Rabada-Navarro al Picu y que hará las delicias del escalador más exigente.
Cuenta con las reuniones equipadas y algún seguro fijo en los largos. Vamos, los necesarios para no echarse a llorar . Aunque es verdad que se protege bien con fisureros y friends. ¡Llevarlos a granel!. 
En cuanto a la graduación, para mi esta muy ajustada. En los cuatro primeros largos yo los cotaría en conjunto medio grado más. Por lo que  recomiendo no afrontar esta escalada con el grado a vista justo. 


la vía comienza por un marcado diedro fisurado (6a) unos metros a la izquierda de la "Maraya".  Vertical, atlético y sin ningún seguro fijo instalado.


 A su fin, un par de metros a la izquierda, un gran puente de roca sirve como punto de reunión,


Nosotros este primer largo lo empatamos con el segundo, dando como resultado un largo de 60 metros. En este segundo largo (IIIº) realizamos una  fácil travesía diagonalmente hacia la izquierda hasta alcanzar una pequeña repisa  en donde montaremos el relevo sobre un parabolt y un puente de roca.


En el tercer largo, unos pasos en travesía descendente (IVº+) nos da acceso aun pequeño diedro abierto. Complicado de proteger en su inicio hasta alcanzar el primer clavo (Vº).


Por encima de este, el diedrillo se cierra y da paso a una fisura vertical y muy atlética en su comienzo. Es aquí donde se concentran los pasos más duros del largo (Vº+++/6a) protegidos por un cordino lazando una piedra empotrada y un clavo más arriba..  Después esta se suaviza (IVº).


Al finalizar la fisura, una fácil travesía  hacia la izquierda por terreno algo descompuesto, al que hay que prestar una ligera atención nos deposita sobre una repisa donde montaremos la reunión sobre dos parabolts con argolla.


 Y llegamos al cuarto largo, el de la famosa travesía.  Esta, cuenta con uno de las mejores paños de caliza que yo conozca en Picos. Muy adherente,lija pura. Donde pones el gato, ahí se queda.


Tampoco nos resulto tan expuesta.  Salimos hacia la izquierda horizontalmente unos metros hasta localizar un clavo (Vº+). Chapado este descenderemos por debajo de la altura de la reunión a buscar un puente de roca.


Desde aquí, navegaremos por la placa.  Primero ascendiendo por la derecha de una especie de escudo adosado a la placa y luego descendiendo por su margen izquierdo para alcanzar un diedro (6a).


 La Parte más complicada de este es la entrada,  Paso duro y desplomado. Según ascendemos se suaviza acorde se va ensanchando, hasta poder empotrarnos en el como si de una chimenea se tratase.


 Encontrando aquí un buen lugar de reposo antes de afrontar el pasaje más duro del largo, la entrada a la reunión. Una corta travesía hacia la derecha sobre placa, protegida por un clavo (6a+)


   El quinto largo es muy corto. Superamos dos techos nada más salir de la reunión, protegidos cada uno por un clavo con cordino (6b+). unos metros más arriba montamos reunión sobre un clavo que reforzamos. Dicen que es algo más fácil la segunda. A mi, me resultaron igual de fáciles las dos. Me colgué de los cordinos y tire para arriba como si debajo hubiesen cocodrilos con las fauces abiertas.


En la sexta tirada, continuamos en vertical por terreno bastante tumbado (IVº) interrumpido por un corto murito (Vº) hacia su mitad.


 después de nuevo terreno sencillo por el que accedemos a una terraza en la entrada de una canal donde montaremos el relevo sobre dos clavos


Canal arriba partimos en el último largo entre fáciles bloques (IVº) hasta que esta se acaba bruscamente en un estrecho filo. 


  Giramos entonces a la izquierda por una fisura que nos introduce en una especie de chimenea tumbada donde encontraremos dos clavos.


reservandonos  a su salida un curioso y aéreo pasaje (Vº+) para alcanzar la arista donde montaremos la última reunión lazando un bloque.


Es muy temprano pero hoy no subiremos a cima. Los tres ya la hemos pisado en numerosas ocasiones. Faldeamos en la vertiente opuesta por una sinuosa traza de sendero hasta desembocar en la vía normal del pico.


 A veces la vida te reserva alguna sorpresa. Este año, que había decidido por perdido debido a las obligaciones laborales y a una grave lesión al principio de la temporada, me ha obsequiado, en compañía de estos inmejorables camaradas, recorrer una de las "perlas" de los Picos.




martes, 13 de septiembre de 2016

"Pilar de Nazareth" a la Torre de las Coteras Rojas

Ya es mediodía cuando arribamos a las praderías de Aliva. En esta ocasión a Pedro y a mi se nos ha unido Armando. Viejo compañero al que el trabajo no le permite acompañarnos con mas asiduidad.
Luce el sol en lo alto y en la peña gime el viento y alza en suave movimiento, chovas y algún rebeco grácil.
 buff.....se me va la pinza. Al lío. 


Al poco de rebasar la vueltona damos vista a nuestro objetivo para la tarde de hoy, El "Pilar de Nazareth en la torre de las Coteras rojas. 


Al tomar el camino que nos conduce hacia el collado de la Canalona, nuestra mirada se escapa hacia la la imponente pared sur de los Horcados rojos. En su margen derecha, una cordada de tres gestiona en "Rojo libanes" su ya mítica travesía. Mañana, si los hados nos son favorables, los retratados podríamos ser nosotros


La vía cuenta con una roca compacta y de apreciable calidad, exceptuando los últimos metros para salir a cumbre donde se encuentra bastante rota. Es una escalada muy atlética y mantenida. Los seguros son pocos y en algunos tramos es complicada la auto-protección. Por lo que no conviene despreciar el grado. Son quintos, de los que antiguamente decíamos "quintos de Picos"


Tras una breve trepada (IIº) sobre una repisa encontramos una reunión. Una vez encordados salimos de esta en el primer largo por la derecha a buscar una fisura (Vº) que al poco se vuelve más apretona al girar hacia la izquierda. para luego continuar en vertical (6a+).  Es es este último cambio de dirección donde encontraremos el único clavo con que cuenta el largo.


 Continuamos verticalmente por la fisura hasta su extinción y unos cinco metros un poco a la derecha por encima nuestro vemos un cordino lazando un puente de roca. Para alcanzarlo, tenemos dos opciones. Dar un paso lateral a buscar por la izquierda una fisura protegible (Vº+) y luego volver a la derecha o bien salir a la placa de la derecha (Vº-), facil, pero imposible de proteger.
Una vez chapado el cordino. por una cómoda fisura (IVº), casi una canal, accedemos al nicho donde montaremos el relevo sobre dos clavos.


En la segunda tirada. continuamos fisura canal arriba hasta que se ensancha en forma de placa (Vº/Vº+), que atravesaremos diagonalmente hacia la izquierda a buscar una fisura (IVº+) por la que continuaremos hasta su extinción en un marcado hombro donde montaremos la reunión sobre dos parabolts.


 Cuenta esta con un par de pasos apretones (Vº+).  Protegido el primero  por un clavo y el segundo  por un parabolt.


No da respiro la pared y partimos en el tercer largo en travesía diagonal ascendente hacia la derecha por una fina placa (Vº+) con dos clavos.


 chapado el segundo, continuamos verticalmente por una fisura- canal (IVº+) que se va ensanchando hasta encontrar un clavo. Desde este abandonamos la fisura montándonos sobre el lomo de la derecha para encontrarnos con la repisa donde se produce el tercer relevo sobre dos clavos
.

Sobre la reunión una chapa en mitad de una majestuosa placa  nos indica el camino a seguir en el cuarto largo.


Al alcanzarla, un fuerte paso lateral hacia la izquierda (6a) nos conduce a un espoloncillo (Vº) con mucho canto donde se acaban las dificultades.
Por este, ya por terreno descompuesto (IIIº+),unos metros mas arriba, alcanzaremos la parte más alta del Pilar. Donde montaremos la reunión lazando un bloque.


            un breve y fácil, pero delicado destrepe por la vertiente contraria


 nos deja en unas trazas de sendero por las que en apenas cinco minutos alcanzamos la cima de las Coteras Rojas. Modesta cumbre que hoy ha exigido lo mejor de nosotros para alcanzarla.


Y con viento fresco, nunca mejor dicho, descendemos hacia las praderías de aliva donde montaremos el vivac. No sin antes hidratar nuestra euforia en el hotel con refresco de cerveza.
¡Que fresquita! ¡que rica! ¡que frequita! ah......Eso ya lo he dicho. ¡Ponnos otra!

jueves, 8 de septiembre de 2016

"Reina loba" en las Peñas del prado


Las Peñas del prado son un pequeño rincón en el paraíso que solemos visitar en primavera, al comienzo de la temporada en roca. Este año ya esta casi acabado el verano y no las habíamos aun visitado . Una errónea previsión meteorológica que nos desanima a viajar hasta  Picos lo hacen posible.


"Reina loba" la vía elegida en esta ocasión esta situada en el margen izquierdo de la cara Suroeste de las Peñas. Cuenta con las reuniones equipadas para rapelar y bastante equipación en los largos. Aunque sigue siendo necesario llevar material de auto-protección para minimizar distanciados. los pasos más duros son acerables, por lo que el grado obligado andaria sobre el Vº+/6a.


Hasta alcanzar la base del espolón hay un zocalo de (IIº/IIIº) de 65 metros en el que cada cual debe valorar si debe hacerse o no encordados.
El primer largo propiamente dicho comienza con una lpaca de adherencia (6a+) protegida por dos parabolts y un clavo. Chapado este último, montamos por la derecha sobre el lomo del espolón a superar un techito por su extremo derecho (Vº+ y 1 parabolt). Continuamos espolón arriba, cada vez con mejor presa hasta alcanzar una terraza. Escasos metros por encima de esta (IVº+), sobre una pequeña repisa se  monta la reunión sobre dos parabolts.


La segunda tirada comienza por una placa (Vº+) con buena presa protegida por un clavo y un parabolt. Chapado este último, nos izamos de nuevo sobre el espolón (IVº+) por un murito con mucho canto y dos clavos a buscar una fisura (6a) que recorre  el margen derecho del espolón. Cuenta esta con un parabolt en su inicio y otro al final que nos indica donde abandonarla con un corto paso (Vº+) hacia un nicho en su margen izquierda donde montaremos el relevo sobre dos chapas con argolla.


En el tercer largo nos encaramamos de nuevo sobre el espolón por una placa (Vº+) que nos deja en la base de un  corto muro fisurado (6b+) con mucha y buena presa. Superado este, apenas diez metros, sobre una terraza se monta el relevo sobre dos parabolts con argolla.


Este largo corto y exigente (entre 15  y 20 metros), esta totalmente equipado con 4 parabolts y 2 clavos. A nosotros nos pareciò más bien un 6a+ duro o un 6b a lo sumo.


La última tirada es sin duda la más dura aunque el grado no lo indique. Arranca por una placa (6a+) con escasa presa de manos. Aunque parezca mejor comenzar de frente, este paso se da mejor por la
izquierda . Después un pequeño reposo (Vº+) antes de afrontar el muro final. Muro de huecos (6a+)


llevadero pero que te va desgastando hasta acometer el último paso, el más duro, para salir al nicho donde se ubica la reunión.


Al final tras alcanzar la cima del espolón  y no encontrar la manera de continuar hacia la arista sin meternos en un berenjenal decidimos rapelar por la propia vía.


En resumen una buena jornada de descanso de la rutina diaria del trabajo, con buenos amigos, que finalizo con la parada habitual en casa "Ezequiel" antes de volver de regreso a nuestro lado de la cordillera.

sábado, 13 de agosto de 2016

Por la cresta Torco -Tres Marias



Cuando ya creía que me había pasado de todo, mi amigo alemán, el señor alzheimer, se digno visitarme. La cuerda, nada menos que la cuerda me olvide esta vez. En otras ocasiones, el olvido del casco o de los gatos fue fácilmente subsanable. En esta salida, siendo una cordada de tres,  mi  mala cabeza nos obliga a modificar nuestros iniciales planes. la  Crestería del Torco hacia las Tres Marías, una ruta fácil técnicamente, pero con ambiente y unas envidiables vistas sobre el Cornion sera un segundo plato más que apetecible.


A pesar de lo avanzado ya de la estación, aun quedan grandes neveros en las faldas de la torre del torco. Con el calor que hace desde primera hora de la mañana, refresca más atravesarlos que bordear sus margenes.


La vía normal de ascenso a la  torre del Torco transcurre por la canal que la separa del Porro del Torco. Consiste esta en cortas trepadas verticales entre terrazas con poca sensación de exposición al vácio. Alcanzando la cresta  a su salida.


Una vez en esta, por la izquierda unas trazas de sendero primero y una  imperceptible trepada (IIº) después nos depositaran en apenas unos minutos en la cima de tan increíble mirador.


Regresamos de nuevo a nuestro punto de inicio en la cresta para atacar el Porro del Torco. Por su cara oeste recorremos un marcado diedro (IIIº)  que  nos  encarama en su parte superior. Por su vertiente este, con  un rapel de 30 metros desde un parabolt  reforzado en un puente de roca descendemos a la horcada que lo separa de las tres Marías.  
 
  

La travesía por la cresta de las tres Marías a un siendo fácil (IIº/IIIº-), requiere cierta atención pues la roca en algunos tramos no es todo lo compacta que desearíamos.


A su fin, un corto murito (IVº) nos aguarda para encaramarnos a la última torre. Hay un clavo con argolla y otros dos en su cima para proteger este tramo.


 En el extremo opuesto de la torre un rapel de 25 metros sobre dos clavos nos permite alcanzar una canal que destrepamos en su totalidad hasta alcanzar el pedrero. Atravesamos este sin perder altura en busca de unas viras que nos conducirán hasta la horcada del Alba.


Desde esta descenderemos al camino que bordeando la torrezuela viene de Vegahuerta y  por el queregresaremos a vegarredonda y más tarde a los lagos donde hemos dejado el coche. Ya en Covadonga celebraremos el grato sabor que nos ha dejado este plan "B·,


P.D. Al final lo que cuenta no es la actividad en si, sino con quien la llevas a cabo. Gracias Carlitos gracias Pacho por perdonar estos lapsus de memoria al güelito.